35% de descuento en cualquier curso

GRATIS

Webinar con el Dr. Cobb

Últimos días para inscribirse

Prevención y preparación de caídas basadas en el cerebro.

Únete EN PERSONA o LIVESTREAM 22-23 de junio

Hasta un 40% de descuento en cursos de certificación - Hasta el 21 de marzo

Rebajas de Maestría en movimiento

Vídeo de lo más destacado

- La fuerza y el cubo de la amenaza.
- Tres bucles "cerebro-cuerpo" para la fuerza.
- La fuerza como componente del movimiento.

Hoy comenzamos una serie de vídeos que nos ayudarán a centrarnos en ser más inteligentes, en ser más fuertes.

En Z-Health trabajamos con atletas profesionales, guerreros de fin de semana, personas con dolor, personas que están pasando por la rehabilitación y una de las preguntas más comunes que recibimos es, ¿cómo juega la fuerza, cómo se hace más fuerte para ayudarme a mejorar? Hoy quiero hablar de lo que llamamos el cubo de amenazas en Z-Health. El cubo de la amenaza se deriva de la investigación emergente en torno al dolor y el rendimiento y cómo nuestro cerebro y el cuerpo interactúan.

Hemos hecho videos sobre esto antes, pero si no lo has visto, permíteme discutir esto contigo muy rápidamente. Vamos a empezar ... Vamos a dibujar un cubo aquí en la pantalla y este cubo va a representar el contenedor que vive en su cerebro que toma toda la información de su vida. Por qué esto es realmente importante es que este cubo va a tener una válvula, va a tener una arena de salida. Mientras vas por tu vida diaria, estás en el trabajo y estás leyendo, así que estás usando tus ojos. Tu sistema visual o tus ojos pueden colocar amenazas en tu cubo de amenazas.

El trabajo principal de tu cerebro es mantenerte vivo, por lo que siempre está observando y prestando atención a todas las entradas que llegan, tratando de decidir cuán amenazantes son estas entradas. Tus ojos juegan un papel importante en esto. Si tienes un trastorno de equilibrio, tal vez tienes un problema de equilibrio, tienes un problema de oído interno, tal vez te mareas, lo que sea. Eso puede ir en tu cubo de amenaza.

Ahora, además de eso, obviamente, cómo te mueves. Cuando se trata de movimiento, tienes tu postura, tienes tu fuerza, tienes tu flexibilidad, tu movilidad, tu coordinación. Todas esas cosas están representadas en el movimiento.

Ahora, cómo piensas, tu estado emocional, tus relaciones, lo pondré ahí porque a todo el mundo le gusta sacar este tema, en el cubo de las amenazas. Relaciones, cómo están tus finanzas... Así que mientras vas por tu vida, tu cerebro está constantemente monitoreando todas estas cosas. Ahora, si las cosas están funcionando bien en nuestro cerebro, nuestro cerebro y cuerpo son capaces de trabajar juntos para mantener nuestros niveles de amenaza bajos.

Si nuestros niveles de amenaza son bajos, en general, tenemos un mejor rendimiento en la vida, lo que significa que nuestra fuerza es buena. No tenemos dolor. Tendemos a ser capaces de pensar bien cognitivamente.

El gran problema es que cuando nuestros niveles de amenaza aumentan, pueden llegar a un punto en el que hay una salida. Ahora bien, esta salida puede manifestarse de un montón de maneras diferentes, pero generalmente lo que vemos en nuestro mundo es que la gente tiene dolor o si eres un atleta o te gusta hacer deporte o te gusta trabajar en el gimnasio, tal vez tu rendimiento está sufriendo. Eso podría ser, "Ahh, he llegado a una meseta de fuerza. No estoy perdiendo peso como debería. No soy tan rápido en la bicicleta", etcétera, etcétera.

Como he dicho, la gente viene a nosotros en Z-Health para la formación en torno principalmente a estas cuestiones, el dolor y el rendimiento. La forma en que evaluamos esto es que miramos todos los diferentes factores tanto como sea posible que entran en el cubo de la amenaza y decimos: "Hey, si su equilibrio es el problema, vamos a arreglar el problema de equilibrio". Porque si podemos arreglar el problema de equilibrio bajará la amenaza por debajo del nivel de salida y de repente, tal vez el dolor desaparezca.

Lo que queremos enfocar en la siguiente serie de videos es una parte del movimiento. Ahora, si empezamos a hablar del movimiento, podemos dividir el movimiento en muchas partes diferentes. Tienes tu movilidad básica. En otras palabras, ¿qué tan flexible eres? ¿Cómo es tu coordinación? ¿Cómo son tus rangos de movimiento? ¿Se mueven tus articulaciones como se supone que deben hacerlo? La movilidad es un componente importante, pero otro gran componente en el que nos centramos es la fuerza.

Siempre decimos que no hay nada que sustituya a la fuerza, así que queremos ver la fuerza desde la perspectiva de la conexión cerebro-cuerpo y decir: "¿Cuáles son los bucles? ¿Cómo habla el cerebro con el cuerpo? ¿Cómo habla el cuerpo con el cerebro?"

Al analizar cómo funciona todo eso en conjunto, vamos a obtener una imagen muy clara de los cambios que podemos necesitar hacer en nuestro enfoque de entrenamiento de fuerza para maximizar nuestros resultados.

Ahora que hemos hablado de que el movimiento se divide en movilidad y fuerza, aquí es donde nos dirigimos. En lo que respecta a la fuerza, hay tres circuitos primarios cerebro-cuerpo en los que estamos interesados. Vamos a hablar del número uno, lo que se llama impulso neural. A continuación vamos a hablar de la coordinación de la fuerza, que es una R. Finalmente vamos a hablar de la preparación y la predicción.

Ahora bien, lo que todo esto significa es que tenemos vías neuronales específicas que están diseñadas para ocuparse de estas cosas y nuestros programas de entrenamiento de fuerza deben abordar las tres si queremos maximizar nuestros resultados.

Ahí es donde nos dirigimos. Si tiene alguna pregunta sobre este tema en particular, puede hacérnosla llegar. De lo contrario, manténgase en sintonía. Hablaremos pronto.

Seleccionadores genéricos
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Selectores de tipo de entrada
Correo electrónico:
Filtrar por categorías
Abdomen
Accesorio
ACL
Aductores
Tobillo
Antienvejecimiento
Arco
Brazo
Atletismo
Sistema nervioso autónomo
Axilar
Entrenamiento de equilibrio
Bíceps
Tensión arterial
Respiración
Carpals
Cerebelo
Cervical
Clavícula
Coxis
Cognición
Cuello Hueso
Peroné común
Actualización de la empresa/anuncio
Conmoción cerebral
Contracción
Coordinación
Núcleo
Cartílago costal
Nervios craneales
Percepción de la profundidad
Diafragma
Mareos
Orejas
Educación
Codo
Resistencia
Ojos
Facial
Prevención de caídas
Pies
Femoral
Dedos
Antebrazo
Golf
Cambio de hábitos
Isquiotibiales
Mano
Coordinación mano-ojo
Cabeza
Audiencia
Cadera
Labrum de la cadera
Hipogloso
Intercostal
Intestinos
Isométrico
Mandíbula
Rodilla
Cutánea Femoral Lateral
Dorsal ancho (Lat)
LCL
Pierna
Espalda baja
Lumbar
Mapa
MCL
Mediana
Menisco
Metacarpianos
metrónomo
Media espalda
Mindfulness
Movilidad
Boca
Musculocutáneo
Nasal
Cuello
Neurología
Nariz
Nutrición
Obturador
Oculomotor
Óptica
Alivio del dolor
Suelo pélvico
Pelvis
Rendimiento
Visión periférica
Falanges
Frenético
Fascia plantar
Popliteus
Postura
Generación de energía
Cuadriceps
Radial
Rango de movimiento
Lectura/Investigación
Reflejo
Rehabilitación
Relajación
Respiración
Costillas
Manguito de los rotadores
Sacroilíaca
Sacrum
Safena
Escápula
Ciática
Sensorial
Hombro
Hojas de los hombros
Velocidad
Médula espinal
Estabilidad
Resistencia
Estómago
Fuerza
Estiramiento
Supraescapular
Sural
Talus
Tarsales
Torácico
Tibia
Tibial
TMJ
Dedos de los pies
Lengua
Tracción
Trampa
Trapecio
Tríceps
Trigémino
Troclear
Ulnar
Sin categoría
Vago
Vértigo
Entrenamiento vestibular
Vestibulococlear
Visión
Calentamiento
Pérdida de peso
Muñeca

Desbloquee 30 días de acceso gratuito a nuestro curso exploratorio

0
Su cesta
Su cesta está vacíaVolver a Cursos

Inscríbase para recibir los últimos recursos de formación

Reciba también una copia gratuita de nuestra lista de lecturas recomendadas