35% de descuento en cualquier curso

GRATIS

Webinar con el Dr. Cobb

Últimos días para inscribirse

Prevención y preparación de caídas basadas en el cerebro.

Únete EN PERSONA o LIVESTREAM 22-23 de junio

Hasta un 40% de descuento en cursos de certificación - Hasta el 21 de marzo

Rebajas de Maestría en movimiento

Vídeo de lo más destacado

- Ejercicios para alimentar tu cerebro.
- El poder del movimiento central con la respiración.
- Utilízalo para aliviar el estrés.

Hoy vamos a hablar de otro regalo navideño para tu cerebro y tu cuerpo.

Por si no te has dado cuenta, las vacaciones están al caer. Todos los renos y todas las cosas deberían haberte avisado.

Una de las cosas que nos encontramos todo el tiempo es que la gente viaja, está de viaje, recibe alimentos diferentes a los que normalmente come debido a todas las comidas de las fiestas.

Además, puede que la temporada de vacaciones tienda a ser muy estresante para la gente.

Esto es bien conocido desde hace muchos, muchos años, así que quiero repasar algo muy rápido con ustedes hoy, una idea que pueden usar en medio de sus celebraciones o lo que sea.

Si empiezas a sentirte mal, a estresarte un poco, una de las cosas que necesito que recuerdes es que cuando hacemos cosas nuevas, es muy, muy desafiante para el cerebro desde la perspectiva del suministro de combustible.

Siempre le decimos a la gente que su cerebro necesita dos cosas para mantenerse vivo. Necesita combustible. Necesita activación.

Uno de nuestros principales combustibles es básicamente el oxígeno. Cómo respiramos y lo que encuentras o lo que vemos muy a menudo es que la gente se estresa más y su postura tiende a enrollarse en esa posición de cavernícola. Nuestra respiración se ve comprometida.

Cuando tu respiración se compromete, tu cerebro se compromete y todo se siente un poco peor.

Lo que quiero hacer es conectar lo que hicimos la última vez con un poco de ejercicios para la espalda, etc., para abrir el cuerpo, sacarnos de esa postura cavernícola junto con algo de respiración.

En nuestro último vídeo, hablamos de algunos ejercicios sencillos para la columna vertebral.

Ahora, una de las razones por las que te voy a decir que queremos hacer esto de nuevo es que vamos a hacer lo mismo que estábamos haciendo en nuestro último video pero ahora, vamos a combinarlo con un poco de respiración.

Para recordar, lo que empezamos fue a trabajar algunos de los músculos de la espalda. Empezamos con un giro de cabeza, así que por ejemplo, voy a girar la cabeza hacia la izquierda. Voy a inclinarla hacia atrás. Voy a tirar de mi hombro hacia arriba, dar un poco de una contracción y luego relajarse fuera de allí, ¿de acuerdo? Muy, muy simple.

Ahora, lo que vamos a añadir es una gran respiración, así que vamos a girar, inclinar hacia atrás, levantar, respirar profundamente en el hombro, mantener, y luego exhalar en la liberación, ¿de acuerdo? Vamos a girar en la dirección opuesta, inclinar hacia atrás, levantar, respirar profundamente, mantener.

Recuerda que estás respirando hacia este lado y exhala, vuelve al centro. Súper simple.

Ahora, vamos a hacerlo al revés. Gira la cabeza a la izquierda, inclínate hacia atrás, levanta. Esta vez, vamos a inhalar profundamente, exhalar hasta el final.

Al inhalar, vuelve al centro, invierte eso, gira, inclina hacia atrás, levanta, inhala profundamente, exhala, aguanta, inhala al volver al centro.

Mujer de pie en su escritorio con los brazos extendidos y tomando una pausa para respirar

Ahora, la razón por la que estamos cambiando este tipo de patrón de respiración es que tendemos a vincularse a un patrón de respiración y vemos esto y mucha gente que está pasando por mucho estrés.

Respiran siempre de la misma manera, así que no hay nada mágico en cambiar el patrón de respiración, aparte de estar conectado con tu cerebro y tu cuerpo y decir, sabes qué, tengo más control sobre mi entorno que lo que parece actualmente, especialmente con toda esta locura en marcha.

Lo que vamos a hacer, vamos a hacer lo mismo ahora para nuestra espalda media, así que recuerda, estamos aquí.

Llevamos los omóplatos hacia atrás. Los levantamos, tratando de rotar los hombros hacia abajo un poco, así que ahora, vamos a mantener esa posición, respirar profundamente.

En la exhalación, relájate hacia abajo. Vamos a repetir eso, de nuevo invirtiéndolo, levanta los omóplatos hacia arriba, llévalos hacia atrás. Trata de rotarlos hacia abajo así, inhala profundamente, exhala.

Ahora, inhala mientras vuelves al centro. De nuevo, ejercicios simples y sencillos.

Ahora, vamos a saltar directamente a un par de músculos de la espalda para no hacer esto demasiado largo porque ya tienes un montón de cosas que hacer.

Para esto, vamos a utilizar el cuello de la camisa y la línea del cinturón básicamente como nuestras directrices o nuestros puntos de guía.

Lo que voy a hacer es doblar las rodillas. Voy a inclinar mi cuerpo hacia la derecha. Voy a girar mi cuerpo hacia la derecha y ahora, muy suavemente, voy a tirar de la parte trasera de mi cuello hacia la parte trasera de mi cinturón consiguiendo un poco de contracción por la línea media de mi espalda. Una vez que estoy en una buena posición contraída, inhalo profundamente, llenando este lado los pulmones particularmente.

Exhala al volver al centro.

Ahora, volveremos a cambiar ese patrón, así que de nuevo, dobla las rodillas, inclínate hacia la derecha, gira hacia la derecha, inclínate hacia atrás, de nuevo el cuello hacia el cinturón, una pequeña contracción agradable, no demasiado fuerte.

Recuerde que debe ser fácil.

Ahora, vamos a respirar profundamente. Exhala. Inhala fuerte y luego vuelve a la línea media, ¿de acuerdo?

Lo repetiremos una vez más en el lado opuesto y luego podrás volver a tus regalos, ¿de acuerdo?

Una vez más, doblar las rodillas. Vamos a inclinar la izquierda, girar a la izquierda, el cuello a la correa, un poco de contracción, la respiración profunda, exhale.

Volvamos a la normalidad.

Ahora, un patrón diferente. Dobla las rodillas, inclina, rota, inclina hacia atrás, buena contracción por la línea media. Inhala. Exhala completamente. Inhala mucho cuando vuelvas a estar de pie.

Ahora, si has hecho eso siguiendo literalmente conmigo, tu espalda debería sentirse mucho mejor. Deberías estar más despierto, deberías estar de pie un poco mejor y tu cerebro debería tener un poco más de combustible.

Así que, obviamente, puedes jugar con un montón de variaciones diferentes de esto.

Puedes hacerlo sentado. Puedes hacerlo en el suelo, en diferentes posiciones pero, de nuevo, la idea principal aquí es seguir cambiando ese patrón de respiración porque queremos reconectar tu cerebro más humano, lo que llamamos tu segundo cerebro con tu primer cerebro, que es tu cerebro que controla todas estas funciones sin que lo sepas.

Normalmente, cuando hacemos eso, la gente tiende a relajarse un poco más. El cerebro recibe un poco más de combustible.

Utilízalo siempre que puedas durante las vacaciones.

Disfruta.

Si tiene alguna duda al respecto, háganoslo saber. Gracias.

Seleccionadores genéricos
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Selectores de tipo de entrada
Correo electrónico:
Filtrar por categorías
Abdomen
Accesorio
ACL
Aductores
Tobillo
Antienvejecimiento
Arco
Brazo
Atletismo
Sistema nervioso autónomo
Axilar
Entrenamiento de equilibrio
Bíceps
Tensión arterial
Respiración
Carpals
Cerebelo
Cervical
Clavícula
Coxis
Cognición
Cuello Hueso
Peroné común
Actualización de la empresa/anuncio
Conmoción cerebral
Contracción
Coordinación
Núcleo
Cartílago costal
Nervios craneales
Percepción de la profundidad
Diafragma
Mareos
Orejas
Educación
Codo
Resistencia
Ojos
Facial
Prevención de caídas
Pies
Femoral
Dedos
Antebrazo
Golf
Cambio de hábitos
Isquiotibiales
Mano
Coordinación mano-ojo
Cabeza
Audiencia
Cadera
Labrum de la cadera
Hipogloso
Intercostal
Intestinos
Isométrico
Mandíbula
Rodilla
Cutánea Femoral Lateral
Dorsal ancho (Lat)
LCL
Pierna
Espalda baja
Lumbar
Mapa
MCL
Mediana
Menisco
Metacarpianos
metrónomo
Media espalda
Mindfulness
Movilidad
Boca
Musculocutáneo
Nasal
Cuello
Neurología
Nariz
Nutrición
Obturador
Oculomotor
Óptica
Alivio del dolor
Suelo pélvico
Pelvis
Rendimiento
Visión periférica
Falanges
Frenético
Fascia plantar
Popliteus
Postura
Generación de energía
Cuadriceps
Radial
Rango de movimiento
Lectura/Investigación
Reflejo
Rehabilitación
Relajación
Respiración
Costillas
Manguito de los rotadores
Sacroilíaca
Sacrum
Safena
Escápula
Ciática
Sensorial
Hombro
Hojas de los hombros
Velocidad
Médula espinal
Estabilidad
Resistencia
Estómago
Fuerza
Estiramiento
Supraescapular
Sural
Talus
Tarsales
Torácico
Tibia
Tibial
TMJ
Dedos de los pies
Lengua
Tracción
Trampa
Trapecio
Tríceps
Trigémino
Troclear
Ulnar
Sin categoría
Vago
Vértigo
Entrenamiento vestibular
Vestibulococlear
Visión
Calentamiento
Pérdida de peso
Muñeca

Desbloquee 30 días de acceso gratuito a nuestro curso exploratorio

0
Su cesta
Su cesta está vacíaVolver a Cursos

Inscríbase para recibir los últimos recursos de formación

Reciba también una copia gratuita de nuestra lista de lecturas recomendadas