35% de descuento en cualquier curso

GRATIS

Webinar con el Dr. Cobb

INSCRIPCIONES ABIERTAS

Prevención y preparación de caídas basadas en el cerebro.

Únete EN PERSONA o LIVESTREAM 22-23 de junio

Hasta un 40% de descuento en cursos de certificación - Hasta el 21 de marzo

Rebajas de Maestría en movimiento

Vídeo de lo más destacado

- Moverse más, pesar menos
- El auge de los pasatiempos pasivos.
- El primer paso para hacer un cambio.

Hola a todos, el Dr. Cobb vuelve con ustedes esta semana.

Espero que te vaya muy, muy bien.

Voy a hablar de un nuevo estudio que acaba de salir de la Universidad de Stanford y que es una parte de lo que se llama el estudio NHANES, que lleva mucho tiempo en marcha.

Este estudio establece una correlación realmente dramática entre la falta de actividad física y el creciente número de personas que vemos con sobrepeso u obesidad en los Estados Unidos. Esto es realmente importante porque lo que hemos estado escuchando en la última década es hey, comemos demasiado, comemos demasiado, y comemos los alimentos equivocados. Queremos ver el entorno total, por lo que este estudio muestra una imagen realmente interesante. Permítanme repasarlo con ustedes muy rápidamente.

La primera parte del estudio se llevó a cabo en 1994, en la que se analizó a hombres y mujeres por separado para ver "oye, ¿cuánta actividad física en el tiempo libre realiza la gente?". Básicamente cuantificaron el número de personas que no realizaban ningún tipo de actividad física en el tiempo libre; personas que son simplemente sedentarias cuando tienen la oportunidad de salir a jugar con sus hijos o lo que sea.

En 1994, se descubrió que el 19,1% de las mujeres eran sedentarias durante su tiempo libre, es decir, no realizaban ninguna actividad física. En los hombres se encontró un 11% más o menos. Eso fue en 1994, hoy el estudio que se publicó mira entonces la siguiente brecha que es en 2010. De 1994 a 2010, volvieron a realizar la encuesta y lo que encontraron es que ahora, en 2010, el 51% de las mujeres no participaban en ningún tipo de actividad física en el tiempo libre y alrededor del 43% de los hombres no participaban en ningún tipo de actividad física en el tiempo libre.

Es un salto enorme, básicamente el 30% de la población se ha vuelto más y más sedentaria en los últimos dieciséis años. El motivo por el que esto es tan importante es que los investigadores lo relacionaron con el aumento de la masa corporal, el índice de masa corporal, si se quiere, de la gente en los Estados Unidos y hay una correlación muy fuerte.

Los investigadores no están diciendo que lo que comemos no importa o que la cantidad que comemos no importa. Lo que sí pueden decir es que entre 1994 y 2010 no hubo un aumento dramático en el número de calorías consumidas diariamente por el estadounidense medio. Tal vez la calidad de los alimentos cambie, etc., pero lo que definitivamente cambió para una enorme porción de la población es una disminución progresiva de cuánto nos movemos.

También voy a relacionar esto con otro estudio del Grupo Neilson que analiza el tiempo de televisión en Estados Unidos. Voy a hacer un ejercicio aquí en un segundo. Lo que quiero que escuchen ahora mismo es que desde 2013, la última vez que se investigó esto, el estadounidense medio ve cinco horas al día de televisión y, a medida que se envejece, el número de horas de televisión aumenta. Para cuando la mayoría de la gente tiene 65 años están viendo siete horas al día de televisión.

¿Cómo se relaciona esto con la pérdida de actividad física en el tiempo libre? Creo que es muy, muy simple, si observamos lo que ha sucedido en nuestro país y en todo el mundo es que hemos empezado a adoptar más y más formas de entretenimiento pasivo. Tenemos nuestros teléfonos, tenemos nuestros iPads, tenemos nuestros ordenadores, tenemos nuestros televisores y estamos constantemente bombardeados con oportunidades para simplemente sentarnos y recibir estímulos, bien, recibir entretenimiento, así que todo es pasivo.

Lo que me gustaría que hicieras esta semana es que consideraras estas dos cosas, ¿verdad? Tenemos este enorme número de horas que la mayoría de los estadounidenses pasan al día frente a algún tipo de dispositivo electrónico, combinado con el hecho de que casi el 50% de la población no hace nada en su tiempo libre físicamente. No van a jugar al golf; no dan un paseo, nada en promedio.

¿Es posible, y esta es una pregunta que quiero que te hagas, que el entorno que nos rodea, el hecho de que tengamos todo este entretenimiento pasivo disponible y que podamos sentarnos y manejar nuestros mandos a distancia, nos lleve potencialmente a movernos menos?

Lo que me gustaría que hicieras esta semana es un ejercicio. No te voy a pedir que apagues ninguno de tus aparatos electrónicos, te lo prometo. Lo que sí te voy a pedir es que prestes atención a cuánto los usas. Si en tu casa pusieras un pequeño registro junto a tu televisor, me encantaría que anotaras la hora a la que se enciende durante el día y la hora a la que se apaga. Piensa, no hagas nada más.

No te pido que lo apagues en ningún momento, no te pido que des un paseo en lugar de ver la televisión. En realidad, lo que he descubierto a lo largo de los años de trabajo con la gente es que es la conciencia de nuestro entorno lo que muy a menudo empieza a ayudarnos a impulsar cambios en nuestras vidas.

Dedica esta semana a hacer un seguimiento de cualquier dispositivo electrónico al que le dediques más tiempo, no tiene por qué ser la televisión, puede ser el ordenador, el iPad o el teléfono. Registra la cantidad de tiempo que le dedicas cada día o al menos el tiempo que está encendido y delante de ti.

Una vez que tengas esos datos, lo que me gustaría que hicieras la semana que viene es decir: oye, está bien, eso fue un poco sorprendente, tal vez te diste cuenta de que tu televisión está encendida durante seis horas todas las noches. Me encantaría que eligieras una ventana de 20 minutos la semana que viene, no esta semana porque esta semana estás haciendo un seguimiento, pero dentro de una semana elige una ventana de 20 minutos en la que la apagues. De nuevo, no te estoy diciendo que salgas a caminar o a hacer flexiones en esos 20 minutos. Sólo quiero que lo apagues y veas lo que sucede.

Fíjate si eso te impulsa a moverte un poco más, aunque sea, a levantarte y limpiar la cocina. Todos esos pequeños movimientos pueden tener un impacto dramático en nuestras vidas. Si quieres darte esa pequeña ventana de oportunidad, realmente comienza con la conciencia.

Esa es mi pequeña charla de la semana, ha sido, esto ha estado en mi mente desde que leí el estudio y quiero asegurarme de que nuestra comunidad, la comunidad de Z-Health porque estamos tan dedicados a la salud a largo plazo, las mejoras a largo plazo en el rendimiento que nos damos cuenta de que esto está sucediendo en nuestro entorno, en nuestra cultura y que realmente puede ser afectado por ella. Además, tenemos que mirar nuestros propios entornos y saber qué es lo que potencialmente nos impide ser un poco más físicos.

Piénsalo bien, prueba el ejercicio y, si quieres, envíanos los resultados por correo electrónico. Me encantaría saber qué descubres en tu propia vida en cuanto a las cosas que quizá te proporcionan más actividad pasiva en el tiempo libre que activa.

Muy bien, eso es todo por esta semana; espero que tengan una fantástica.

Si podemos ayudarle de alguna manera, háganoslo saber.

Gracias.

Enlaces de estudio:
Ver la televisión: http:
//goo.gl/0YnD5a Menos ejercicio: http: //goo.gl/NrpfC7

Seleccionadores genéricos
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Selectores de tipo de entrada
Correo electrónico:
Filtrar por categorías
Abdomen
Accesorio
ACL
Aductores
Tobillo
Antienvejecimiento
Arco
Brazo
Atletismo
Sistema nervioso autónomo
Axilar
Entrenamiento de equilibrio
Bíceps
Tensión arterial
Respiración
Carpals
Cerebelo
Cervical
Clavícula
Coxis
Cognición
Cuello Hueso
Peroné común
Actualización de la empresa/anuncio
Conmoción cerebral
Contracción
Coordinación
Núcleo
Cartílago costal
Nervios craneales
Percepción de la profundidad
Diafragma
Mareos
Orejas
Educación
Codo
Resistencia
Ojos
Facial
Prevención de caídas
Pies
Femoral
Dedos
Antebrazo
Golf
Cambio de hábitos
Isquiotibiales
Mano
Coordinación mano-ojo
Cabeza
Audiencia
Cadera
Labrum de la cadera
Hipogloso
Intercostal
Intestinos
Isométrico
Mandíbula
Rodilla
Cutánea Femoral Lateral
Dorsal ancho (Lat)
LCL
Pierna
Espalda baja
Lumbar
Mapa
MCL
Mediana
Menisco
Metacarpianos
metrónomo
Media espalda
Mindfulness
Movilidad
Boca
Musculocutáneo
Nasal
Cuello
Neurología
Nariz
Nutrición
Obturador
Oculomotor
Óptica
Alivio del dolor
Suelo pélvico
Pelvis
Rendimiento
Visión periférica
Falanges
Frenético
Fascia plantar
Popliteus
Postura
Generación de energía
Cuadriceps
Radial
Rango de movimiento
Lectura/Investigación
Reflejo
Rehabilitación
Relajación
Respiración
Costillas
Manguito de los rotadores
Sacroilíaca
Sacrum
Safena
Escápula
Ciática
Sensorial
Hombro
Hojas de los hombros
Velocidad
Médula espinal
Estabilidad
Resistencia
Estómago
Fuerza
Estiramiento
Supraescapular
Sural
Talus
Tarsales
Torácico
Tibia
Tibial
TMJ
Dedos de los pies
Lengua
Tracción
Trampa
Trapecio
Tríceps
Trigémino
Troclear
Ulnar
Sin categoría
Vago
Vértigo
Entrenamiento vestibular
Vestibulococlear
Visión
Calentamiento
Pérdida de peso
Muñeca

Desbloquee 30 días de acceso gratuito a nuestro curso exploratorio

0
Su cesta
Su cesta está vacíaVolver a Cursos

Inscríbase para recibir los últimos recursos de formación

Reciba también una copia gratuita de nuestra lista de lecturas recomendadas