35% de descuento en cualquier curso

GRATIS

Webinar con el Dr. Cobb

INSCRIPCIONES ABIERTAS

Prevención y preparación de caídas basadas en el cerebro.

Únete EN PERSONA o LIVESTREAM 22-23 de junio

Hasta un 40% de descuento en cursos de certificación - Hasta el 21 de marzo

Rebajas de Maestría en movimiento

Vídeo de lo más destacado

- Una interesante visión de su tasa metabólica.
- ¿Algunos de los alimentos que comes están disminuyendo tu metabolismo?
- Es sorprendente que sólo dos mediciones puedan proporcionar tanta información.

Hola a todos el Dr. Cobb de vuelta con ustedes desde Z-Health.

Hoy vamos a hablar en una segunda parte de cómo tomar la temperatura y el pulso en torno a las horas de comer.

Hice un blog sobre esto hace poco y dije: "Sabes, quiero que empieces con un hábito". Voy a cubrir un poco más hoy sobre el por qué, de qué se trata, y qué hacer con él.

Enlace al blog inicial: Conviértete en tu propio científico de los alimentos

El asunto es el siguiente. Cuando comes alimentos y comienzas el proceso de digestión, lo que debería suceder es que tu tasa metabólica debería aumentar. Porque lo que está sucediendo es que la comida está ahí, tu estómago comienza a revolverse, está haciendo ácido, está tratando de romperlo en pequeños pedazos y hacerlo digerible y útil.

Lo que básicamente significa que tu cuerpo se ejercita después de comer, interesante ¿no?

Ahora bien, sabemos que siempre que hacemos ejercicio deberíamos tener un aumento de la tasa metabólica. Hasta cierto punto, piensa en esto casi como lo que ocurriría si tuvieras fiebre. Cuando tienes fiebre, si te estamos midiendo sabemos que tu temperatura corporal sube y tu ritmo cardíaco también.

Obviamente, no vas a tener fiebre por comer alimentos, con suerte, a menos que sea algún tipo de bicho malo que cojas. Pero lo que deberíamos ver es una leve elevación de tu ritmo cardíaco y de tu temperatura cada vez que ingieras una comida que aumente tu ritmo metabólico.

Hay mucha discusión en torno a esto y hay muchos factores de confusión, así que no hay que tomar esto como un evangelio.

Pero es un experimento científico inicial muy útil que puedes realizar en ti mismo para decir: "Oye, ¿cómo respondo a esta comida diferente?". Es muy bueno también, porque toda la idea del efecto térmico de los alimentos es que cuando los comes comienzas el proceso de digestión; las calorías que estás consumiendo, en realidad parte de ellas se utilizan en el proceso de digestión en sí, lo cual es bastante bueno.

Esa es una de las razones por las que oirás a la gente decir: "Oye, si realmente estás buscando una pérdida rápida de grasa, tener una dieta más alta en proteínas tiene más sentido, porque la proteína realmente tiene un mayor efecto térmico que las grasas y a menudo que los carbohidratos".

Hay algunas cosas que puedes hacer para jugar con esto. Pero en última instancia, porque queremos simplificar tu vida, sólo quiero que empieces a hacer un seguimiento y notes lo que sucede. El patrón principal que nos interesa es que vas a comer algo, vas a tomar tu temperatura.

Bueno, antes de comer algo, lo siento, tienes que tomarte la temperatura por la mañana para establecer una línea de base. Cuánto calor tengo por la mañana, cuál es mi ritmo cardíaco justo cuando te levantas. Esto es antes de salir de la cama. Antes hemos recomendado el uso de un termómetro de infrarrojos. Es muy fácil de usar y ahora hay muchas aplicaciones geniales para los iPhones que pueden medir el ritmo cardíaco. Es muy fácil de hacer tecnológicamente. Haz tu temperatura y tu ritmo cardíaco por la mañana, y luego otra vez unos minutos antes de comer y unos minutos después de comer.

Normalmente voy entre cinco y quince minutos después de comer. La pregunta principal de nuevo que está buscando es lo que pasó de la mañana y lo que pasó de pre a post comida.

La forma en que esto realmente comienza a ser útil es si tomas una foto de la comida y llevas un pequeño diario. Lo que vas a empezar a rastrear en el transcurso de tal vez una semana a un mes es qué alimentos comes que hacen cosas buenas para ti. Vamos a definir las cosas buenas como un aumento de la tasa metabólica. Vamos a definir eso como un aumento de la frecuencia cardíaca, aumento del pulso.

También hay que registrar los alimentos o las comidas que hice que hicieron lo contrario, que hicieron que mi ritmo cardíaco bajara, que mi temperatura bajara, o algún tipo de inversión de esos dos.

Porque cualquier cosa que no sea el aumento de la frecuencia cardíaca, la frecuencia del pulso, puede indicar que el efecto térmico de ese alimento, la forma en que su cuerpo está manejando esa carga digestiva no es ideal. Tómate la temperatura, tómate el pulso, antes de comer, después de comer, y haz un seguimiento. Como dije, toma una foto de tu comida.

En el transcurso de aproximadamente un mes podrá obtener una imagen muy clara de los alimentos que está comiendo y lo que está haciendo a su metabolismo. A partir de ahí puedes empezar a experimentar. Usted dice, bien, tuve esta comida y tenía patatas, y tenía algo de pan, y tenía algo de carne, y lo que sea y mi tasa metabólica se estrelló después de eso. Me dio mucho sueño. Tuve frío. Mi ritmo cardíaco cuando abajo. ¿Qué pasó allí? A partir de eso, empiezas a sacar los pequeños ingredientes individuales y haces una prueba rápida.

Este es un pequeño experimento científico personal que puedes hacer con el tiempo. Y al hacer esto con toneladas y toneladas de personas, muchos de ellos han tenido un gran éxito en el cambio de su composición corporal. Y realmente lo más importante para muchos de ellos es más energía. Ellos han aprendido qué alimentos los drenan y han aprendido qué alimentos los energizan. Creo que la comida no sólo debe tener buen sabor, sino que debe hacerte sentir increíble como resultado de comerla.

Esta es la continuación del primer blog sobre todo esto de la temperatura y el pulso.

Enlace al blog inicial: Conviértete en tu propio científico de los alimentos

Si tiene alguna pregunta al respecto, puede hacérnosla llegar.

Tu caso, sea cual sea, puede ser súper complicado, y esto es lo más importante con lo que quiero terminar. Si nunca comes nada que te haga subir la temperatura o el ritmo cardíaco, probablemente haya algo que deba ser explorado.

Realmente te recomiendo que hables con tu entrenador o con alguien que se especialice en esto o con uno de tus profesionales de la salud para asegurarte de que tus sistemas hormonales están realmente en línea lo suficiente como para que estés obteniendo la respuesta apropiada a la comida.

Ahí lo tienes.

Si tiene preguntas, háganoslo saber.

Gracias.

Seleccionadores genéricos
Sólo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Selectores de tipo de entrada
Correo electrónico:
Filtrar por categorías
Abdomen
Accesorio
ACL
Aductores
Tobillo
Antienvejecimiento
Arco
Brazo
Atletismo
Sistema nervioso autónomo
Axilar
Entrenamiento de equilibrio
Bíceps
Tensión arterial
Respiración
Carpals
Cerebelo
Cervical
Clavícula
Coxis
Cognición
Cuello Hueso
Peroné común
Actualización de la empresa/anuncio
Conmoción cerebral
Contracción
Coordinación
Núcleo
Cartílago costal
Nervios craneales
Percepción de la profundidad
Diafragma
Mareos
Orejas
Educación
Codo
Resistencia
Ojos
Facial
Prevención de caídas
Pies
Femoral
Dedos
Antebrazo
Golf
Cambio de hábitos
Isquiotibiales
Mano
Coordinación mano-ojo
Cabeza
Audiencia
Cadera
Labrum de la cadera
Hipogloso
Intercostal
Intestinos
Isométrico
Mandíbula
Rodilla
Cutánea Femoral Lateral
Dorsal ancho (Lat)
LCL
Pierna
Espalda baja
Lumbar
Mapa
MCL
Mediana
Menisco
Metacarpianos
metrónomo
Media espalda
Mindfulness
Movilidad
Boca
Musculocutáneo
Nasal
Cuello
Neurología
Nariz
Nutrición
Obturador
Oculomotor
Óptica
Alivio del dolor
Suelo pélvico
Pelvis
Rendimiento
Visión periférica
Falanges
Frenético
Fascia plantar
Popliteus
Postura
Generación de energía
Cuadriceps
Radial
Rango de movimiento
Lectura/Investigación
Reflejo
Rehabilitación
Relajación
Respiración
Costillas
Manguito de los rotadores
Sacroilíaca
Sacrum
Safena
Escápula
Ciática
Sensorial
Hombro
Hojas de los hombros
Velocidad
Médula espinal
Estabilidad
Resistencia
Estómago
Fuerza
Estiramiento
Supraescapular
Sural
Talus
Tarsales
Torácico
Tibia
Tibial
TMJ
Dedos de los pies
Lengua
Tracción
Trampa
Trapecio
Tríceps
Trigémino
Troclear
Ulnar
Sin categoría
Vago
Vértigo
Entrenamiento vestibular
Vestibulococlear
Visión
Calentamiento
Pérdida de peso
Muñeca

Desbloquee 30 días de acceso gratuito a nuestro curso exploratorio

0
Su cesta
Su cesta está vacíaVolver a Cursos

Inscríbase para recibir los últimos recursos de formación

Reciba también una copia gratuita de nuestra lista de lecturas recomendadas